Elegir bien las cuerdas para tu violín es un factor importantísimo en la calidad del sonido que consigas. En comparación, adquirir unas buenas cuerdas es una inversión mucho más rentable que cambiar de violín, en relación con la mejora de sonido que proporciona. Intenta conseguir las más adecuadas y mejores cuerdas posibles; aunque el instrumento no le haga justicia, obtendrás el mejor sonido que es capaz de dar y tal vez puedas aprovecharlas si cambias de violín próximamente.

Elegir las cuerdas del violín

¿Cuándo debo cambiar las cuerdas de mi instrumento?

Las cuerdas no sólo se deben cambiar cuando se rompen o deterioran visiblemente (se desgasta o suelta el entorchado). Cuando han sido utilizadas durante mucho tiempo, a menudo comienzan a perder afinación, o a sonar apagadas. Cuanto mejor toques, mejor sea el violín y más experiencia tengas antes te darás cuenta de que cuándo hay que sustituir las cuerdas.

No se puede determinar exactamente la duración de un juego de cuerdas, ello depende de muchos factores: cuantas horas se toque, como seas de limpio, el tipo de sudor de las manos, etc. Como ejemplo, unas cuerdas sintéticas, tocando unas cuantas horas a la semana puede ser aconsejable cambiarlas a los 6 meses. Las metálicas duran más, y las de tripa, menos. Si no vas a tocar en público en bastante tiempo y sólo usas el violín para practicar puedes intentar mantenerlas más tiempo.

Si una cuerda de un juego se rompe, la cuerda nueva sonará probablemente más fuerte que las otras. A algunos esto les gusta en la cuerda Mi, que cambian muy a menudo para que suene brillante. Se pueden tener cuerdas usadas como repuesto ante cuerdas rotas, a la espera de cambiar todo el juego.

Las cuerdas duran más si se mantienen limpias y protegidas. Así que no seas perezoso y límpialas siempre al terminar de tocar.

¿Cómo se tienen que cambiar las cuerdas?

Nunca se deben quitar todas las cuerdas del violín a la vez. Son las que presionan al puente para que la tapa sujete el alma y no se caiga. Deja como mínimo dos cuerdas siempre sujetando el puente. Si las quitáramos todas podría caerse el alma y tendríamos que llevarlo a un luthier para que la volviera a colocar en su sitio.

Coloca primero las cuerdas de fuera, que pasan por debajo en el clavijero, y después la del medio.

Para aflojar una cuerda, gira la clavija hacia ti y sácala ligeramente hacia fuera. Tira suavemente de la cuerda y la clavija empezará a girar hasta que la cuerda se afloje. Sujeta ésta con el pulgar y el índice cerca del clavijero, para que no se suelte repentinamente y te dé en un ojo o dañe el violín.

  1. Para poner las cuerdas nuevas gira la clavija para que el agujero apunte diagonalmente hacia arriba, de cara al clavijero.
  2. Sujeta la cuerda al cordal.
  3. Coloca la cuerda en la clavija y empieza a enrollarla (el agujero debe moverse en dirección a la voluta).
  4. Sujeta la cuerda con la otra mano para que no se afloje y salga del agujero o del cordal.
  5. Sigue apretando, asegurándote de que la enrollas hacia la parte gruesa de la clavija. Manténla tensa y métela a través de la ranura con el dedo índice.
  6. Afínala a grosso modo comparándola con las otras cuerdas ya colocadas.

Así se sujetan firmemente las cuerdas. Deja espacio entre estas y la cabeza del violín.

Las cuerdas vienen a menudo con canutillos de plástico que evitan cortar el puente o que el puente las dañe a ellas. El canutillo debe quedar en el lado del cordal para que no perjudique el sonido. Es conveniente sobretodo en la cuerda Mi, que es la más fina y la que más corta el puente. También se pueden usar piezas de goma o fieltro.

Tipos de cuerdas del violín


Cuerdas de tripa

Éste era el único tipo de cuerda hasta que empezaron aparecer las posteriores, y están fabricadas tradicionalmente de intestino de oveja. Suelen ser las más caras y las preferidas por intérpretes de barroco que buscan un sonido fiel al original, aunque también se fabrican variaciones con diferentes aleaciones metálicas. Para muchos intérpretes es el preferido al considerar que su timbre es más natural, rico y suave, semejante a la voz humana.

La cuerda de tripa se ve muy afectada por cambios de temperatura y humedad, de modo que hay que tener cuidado de afinar frecuentemente y como todo objeto fabricado de un material vivo, se deterioran más fácilmente con el tiempo, teniendo una vida útil limitada. Con una respuesta más lenta, requieren una interpretación más ligera.

Si te gusta el sonido de una cuerda natural o el tipo de música que vas a interpretar te lo recomienda, conviene que tu violín posea un buen volumen, para que no se pierda con el tono más apagado de las cuerdas de tripa.

Una pega de estas cuerdas es su precio, superior a las fabricadas con otros materiales, y  mas teniendo en cuenta que, dado que están hechas de un material vivo, tienen un periodo de vida limitado. Pirastro es un fabricante líder de cuerdas de tripa, que incluyen Gold Label, Eudoxa, Oliv y Passione. Golden Spiral es un standard utilizado por muchos violinistas.

En ocasiones la cuerda mi no es de tripa porque son delicadas y escasas siendo utilizadas sólo por los intérpretes barrocos. Los demás suelen montar una mi metálica.

Cuerdas metálicas

Llegaron después que las de tripa y suele ser la opción más barata, por lo que suelen ser las que traen los violines de menor precio. Duran más que las de tripa (alrededor de un año) , sin embargo son poco flexibles, por lo que pueden romperse con facilidad. Al ser sensibles a los cambios de tensión, es necesario ser cuidadoso y preciso al afinar, siendo muy recomendable por ello implementar 4 microafinadores. Una vez afinadas mantienen bastante bien el tono por lo que son una opción para llevar encima como cuerda de repuesto por si se te rompe alguna en un momento inoportuno: montas la nueva cuerda metálica y puedes tener confianza en que mantendrá la afinación.

Suelen estar siempre entorchadas, y su sonido es brillante, nítido y potente, y por su fuerte volumen benefician a los violines con sonido apagado. Sin embargo pueden recibir diversos tratamientos que cambian sus características, por ejemplo hay marcas como Helicore o D’Addario que por su fabricación que se les da producen un sonido más cálido y oscuro. Otros buenos modelos metálicos son Pirastro Piranito y Chromcore, Spirocore Thomastik, Jargar y Prim.

Tienen una rápida respuesta y son a menudo elegidas por músicos de jazz.

Cuerdas sinteticas

Es el último tipo de cuerda en llegar y seguramente el más utilizado y popular, por su buen resultado y precio equilibrado. Su sonido puede parecerse a las de tripa pero algo mas brillantes, son más fáciles de tocar y duran más (además de ser más baratas). Comparándolas con las metálicas son más dulces y duran menos que éstas. Hay una gran variedad de marcas y modelos, que proporcionan soluciones a casi cualquier tipo de violín. Necesitan algunas horas para coja su verdadero sonido y afinación.

Algunos violinistas usan este tipo de cuerdas salvo en la nota mi, donde usan una metálica. A menudo se presentan en 3 tipos diferentes, según calibre y tensión: suave, medio (medium) y fuerte. Por defecto el normal es el medio, pero se puede escoger otros si por ejemplo queremos menos tensión para nuestro violín (suave odolce), o si queremos una respuesta más rápida y brillante (fuerte o forte). Algunas marcas típicas son Pro Arte de D’Addario, Corelli Crystal y Alliance, Thomastik Dominant, Vision, Infeld Red & Blue, Pirastro Tonica, Obligato, Evah Pirazzi y Larsen.

Dominant

Envase de las míticas cuerdas Dominant, que revolucionaron el mundo de los materiales de cuerdas con el Perlón, una mezcla de tipos de nylon. Este es su característico diseño psicodélico de los 60 (lástima que lo hayan cambiado por uno más convencional).

Probar las cuerdas

Algunas tiendas proporcionan un “Laboratorio de cuerdas” donde puedes llevar tu propio violín para probarlo con diferentes tipos de cuerda sin coste. Esto es muy interesante porque a menudo no puedes prever cómo afectará al sonido un tipo u otro de entorchado, calibre o material, puedes probar distintas cuerdas en un mismo instrumento, etc. Sin embargo, desconozco si este tipo de servicio se ofrece en España, ya que sólo lo he visto anunciado en webs extranjeras. Probar una cuerda la inutiliza para la venta, por lo que es necesario que la tienda disponga de una buena variedad de cuerdas disponibles a este fin.

¿Qué cuerdas usan los mejores violinistas?

  • Jascha Heifetz: Mi Goldbrokat Medio; de tripa en La, Re y Sol.
  • Nathan Milstein: un Sol Eudoxa + Re de tripa. La y Mi Goldbrokat (en la década de  los 60).
  • Zino Francescatti: Eudoxa en Sol, Kaplan Plata en Re y La y Eudoxa Goldbrokat Medium en Mi.
  • David Oistrakh: Eudoxa en Re y Sol,  Prim de acero en La (o Chromecore) y Prim en Mi.
  • Henryk Szeryng: Eudoxa en Re y Sol, Kaplan en La; Mi Gold o Kaplan.
  • Isaac Stern: Eudoxa en La; Re, Sol y Mi Goldbrokat Medium. Más adelante en su carrera pasó a Dominants.
  • Pinchas Zukerman: Utilizó Eudoxas hasta que Dominant apareció, familia que aún utiliza para todas las cuerdas.
  • Itzhak Perlman: Utilizó Eudoxa al principio de su carrera hasta que cambió a el clásico combo Dominants con Gold Label en Mi.
  • Hilary Hahn: Dominant con Gold Label en Mi.
  • Maxim Vengerov: Utilizaba Dominants hasta que cambió a un juego completo de Evah Pirazzi.
  • Ilya Gringolts: Actualmente, Evah Pirazzi.
  • Joshua Bell: Evah Pirazzi.
  • Gil Shaham: Dominants con una Jargar en Mi.
  • Midori: Utiliza Dominants.
  • Stefan Jackiw: Dominants con Jargar Forte en Mi.
  • Anne-Sophie Mutter: Dominant con una Gold Label en Mi.
  • Cho-Liang Lin: Utiliza Infeld-Blues.

Mi juego de cuerdas favorito es este: Dominant.

Colores

Para indicar que las cuerdas son, por ejemplo, dolce o forte, los fabricantes utilizan hilos de colores en uno de sus extremos. Las mismas cuerdas tendrán hilos de colores diferentes al otro extremo para no confundirse de qué nota es la cuerda. Lamentablemente no hay un criterio común de colores, de manera que un mismo color puede significar cosas diferentes en marcas distintas. Para confundir más las cosas, algunas marcas ponen los colores que indican la nota en el extremo de la voluta y otras al revés. A menudo guardamos de mala manera cuerdas usadas que luego no sabemos de qué marca o tipo son. Con este gráfico puede que encuentres de nuevo qué cuerdas tienes ahí tiradas en el cajón (puede que te lleves alguna sorpresa agradable).

Lo que hay que tener claro es que si tenemos un juego completo de una marca de cuerdas, uno de los extremos de las cuerda tendrá un color común y en el otro extremo habrá 4 colores diferentes. Si no es así es que se han mezclado cuerdas diferentes.

Evah Pirazzi, Pirastro

Un caro juego de cuerdas que gana adeptos entre los grandes solistas: Evah Pirazzi, de Pirastro.

Valoraciones de algunas marcas de cuerdas según lashofviolins.com

  • Corelli – Núcleo sintético – Excelente balance y volumen, ejecución fácil, respuesta inmediata.
  • Helicore – Multi-núcleo de acero  – Respuesta rápida, sonido cálido y claro y largo.
  • Prelude – Núcleo de acero – Sonido claro y brillante, con una respuesta rápida.
  • ProArte – Núcleo de nylon – Sonido cálido con buena respuesta al arco.
  • Zyex – Núcleo sintético – Sonido cálido con buena respuesta al arco, muy estable.
  • Jargar – Núcleo de acero – Sonido muy brillante con rápida respuesta.
  • Larsen – Núcleo sintético – Muy cálido, pero de gran alcance.
  • Chromcor – Alma de acero trenzado – Sonido cálido y claro con una respuesta rápida.
  • Obligato – Núcleo sintético – Cálido, sonido brillante, claro y preciso.
  • Piranito – Núcleo de acero – Buena cuerda para estudiantes.
  • Pirazzi – Sintética – Sonido cálido, con un amplio rango dinámico, tonalidades intensas y brillantes y una respuesta rápida.
  • Synoza – Sintética en el núcleo – Gran sonido, rico en matices, redondo y estable.
  • Tonica – Núcleo sintético – Rico en matices, muy buena respuesta.
  • Violino – Buen volumen y redondo con gran proyección – Una gran cuerda para estudiantes.
  • Prim – Alma de acero – Potente sonido  y brillante.
  • Belcanto – Excepcional equilibrio entre tensión, proyección, y tono.
  • Dominant – Núcleo de perlón – Produce sensación de tripa, con una estabilidad excepcional, claro, rico en matices.
  • Infeld Blue – Núcleo sintético – Brillante, fuerte y claro.
  • Infeld Red – Núcleo sintético – Calentamiento fuerte y claro.
  • Spirocore – Nucleo de acero en espiral – Redondo, brillante y de gran alcance.

Para asegurarse de que las cuerdas de un juego encajan bien entre sí, los fabricantes usan a menudo distintos entorchados. De plata para la cuerda de sol, por ejemplo, porque así se aclara un poco su sonido. Y aluminio para las dos siguientes, para hacer el sonido un poco más lleno.

Cuadro comparativo:

Desconozco quién ha realizado esta infografía comparativa, pero puede ser orientativa de las características de muchas marcas de cuerdas:

Consejos: ¿qué debo saber?

Saber escoger de forma correcta la cuerda de violín, es un criterio de vital importancia que hará de consigamos un sólido más o menos atractivo. Debes de saber que simplemente cambiar las cuerdas puede hacer que cambie por completo el sonido de tu violín y que esto se considere mucho más rentable que el hecho de tener que elegir un nuevo instrumento.

cuerdas profesionales
cuerdas thomastik

Consideraciones a tener en cuenta antes de comprar cuerdas de tripa para violín o cualquier otro tipo de modelo

Solemos cometer un error bastante importante y es cambiar las cuerdas únicamente en el momento en el que se estropean. Lo cierto es que, debido al uso que podamos estar dándole al violín, estas cuerdas se pueden estar deteriorando de una forma catastrófica y esto podría estar perjudicando al sonido haciendo que nos cueste más de aprender. Por ejemplo, si estamos intentando tocar una pieza en especial, puede ser que, por mucho que me intentemos, nunca consigamos el tono correcto y ni tan siquiera nos demos cuenta del motivo.

Esto es muy importante al principio cuando todavía no podemos llegar a distinguir si el problema que tiene el instrumento es por nuestra falta de práctica, o bien porque las cuerdas de violín que estamos utilizando son las correctas.

Existe todo un mercado detrás de la venta de cuerdas de violín; no se te puede olvidar saber de forma exacta Cuál es la duración del juego de cuerdas de violín que estas utilizando; esto, en realidad, no se puede especificar en un valor exacto, sino que dependerá de toda una serie de factores tales como el número de horas que vayamos a tocar, como lo estemos manteniendo, el tipo de sudor que tengamos en nuestras manos…

Por poner un ejemplo, unas cuerdas pirastro de violín que sean sintéticas, tocando el instrumento una media de unas horas a la semana, seguramente tendremos que cambiar la mando hayan pasado seis meses. Por otra parte, también encontramos las cuerdas metálicas que tienen una duración mucho mayor, aunque pueden ser algo complicadas de tocar en iniciados en el mundo del violín. Las cuerdas de tripa de violín suelen durar mucho menos.

Independientemente de si tienes cuerdas de violín pirastro, o cualquier otro tipo de violín, deberías echar un vistazo a las especificaciones de las cuerdas y así ver si es lo que necesitas.

Otro de los valores que debes de considerar es el precio de las cuerdas de violin; al existir tantos modelos, también podemos encontrar diferentes marcas que las fabrican y, lógicamente, también están disponibles en diferentes precios. Dependiendo del presupuesto que tengamos asignado, podremos decantarnos por una o por otra opción.

Aunque parezca una tontería, cuando pongas cuerdas nuevas, anota el tipo que estás usando. Es fácil que termines olvidándolo. Así podrás repetir si te gusta o evitarlas en caso contrario.

Esto también te puede interesar:

Summary
Review Date
Reviewed Item
¿Cómo elegir las cuerdas del violín?
Author Rating
51star1star1star1star1star

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *