Aveces desconocemos el potencial que puede tener un niño, y pasamos por encima todo el aprendizaje que puedes obtener de ellos.

b8624ce8-a14f-49e3-bba4-2f65a6759b01.jpg
Foto tomada en pleno proceso de afinación de los instrumentos (cámara Casio Exilim 12 megapíxeles)
Presentación Steemit.png

Es impresionante como los niños poseen conocimientos empíricos, aprendidos desde su inocencia. Lo transmiten con tanta dulzura y desinterés. Ellos desconocen infinidades de cosas; creen que la vida es fácil, dentro de su mundo de fantasía; sienten, ríen y gozan con tanta pasión, porque dentro de ellos no existen prejuicios. Por todas esas cualidades, ellos logran transmitir con mucha más intensidad las bellas melodías de sus instrumentos.

Ensayando con mis niños

El recibimiento con alegría que percibo todos los días siempre es con entusiasmo. Principalmente, por parte de esos niños mas aplicados, la alegría es mas intensa. No les voy a negar que existen niños que son mas renuentes al aprendizaje, quizás, son obligados a ir; es por ello que, mi tarea es muy importante y mas con esos niños, porque tengo la obligación de hacer que se enamoraren de la música, de sus instrumentos.

El desarrollo de los ensayos es un poco lento pero, se trabaja al detalle; entendiendo que, estoy trabajando con niños de 7 a 13 años. La jornada siempre debe ser bien estructurada, pensada e ideada al objetivo que queremos lograr en cada ensayo. Es así como se puede desglosar un ensayo:

Calentamiento

Empezamos con 30 minutos de calentamiento de nuestro cuerpo. Les explico, y hago entender la importancia del calentamiento previo a la ejecución de nuestros instrumentos. Básicamente, fomento en ellos una costumbre saludable en torno a la música.

Base técnica

Les explico y repaso con ellos cada uno de los detalles técnicos para el buen desenvolvimiento en su instrumento. Hablando del brazo derecho (el agarre del arco): la altura del codo, la relajación del hombro, el leve quiebre de la muñeca hacia el talón, la importancia de cada uno de los dedos de la mano en función al arco. El brazo izquierdo: relajación del hombro, inclinación del codo en relación de cada cuerda, la rectitud de la muñeca, la atención estricta a la estructura de la mano en relación al pulgar e indice.

Luego procedemos a realizar unas cuantas escalas y arpegios, con bastante detenimiento en la afinación y digitación, ya que, como lo dije en otro post, “las escalas son el santo grial de la técnica violinística”

Linea final Steemit.png

Repertorio orquestal

Cuando llegamos a este punto, los niños ya están bien preparados para emplear todo lo antes expuesto, en las partituras. Vale destacar que, en el repertorio orquestal debemos sembrar o incentivar en el niño, el sentimiento, la actitud para que el resultado sea mucho mayor en calidad sonora e interpretativa.

CIMG1287.JPG
Foto tomada en el ensayo general (cámara Casio Exilim 12 megapíxeles)

El conocimiento que logro impartirle a esos niños, yo lo veo retribuido en experiencias, vivencias, ratos amenos, y mucho cariño. El trabajar con niños limpia el alma y trae alegría. Les agradezco a cada uno de ellos, por permitirme guiarlos en este camino musical.

Linea final Steemit.png
VOTA Steemit.png

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *